Portada Duelo 1

10 Cosas que Hacer para Organizar un Hogar Después de una Muerte

Es una situación que la mayoría de la gente experimentará al menos una vez en su vida. Un padre o pariente anciano fallece, y la familia debe decidir qué hacer con décadas de recuerdos coleccionados, tesoros preciados, y todas las demás posesiones materiales que acompañan la vida moderna. Ya sea que haya pasado por este camino antes o que todavía no se haya enfrentado a el, hay algunas cosas que debe tener en cuenta al prepararse para limpiar una casa después de una muerte. Antes de comenzar el proceso de limpieza, asegúrese de hablar con un abogado o el albacea testamentario. Esto asegurará que usted tenga el derecho legal de retirar los artículos del inmueble, evitando disputas en el futuro. También puede ayudarle a planear una limpieza completa. Asegúrese de que todos los documentos importantes como las escrituras, los títulos y la información del seguro sean archivados apropiadamente, y que las reliquias más preciadas (las joyas,…), sean guardadas para ser distribuidas más tarde.

Consejos diseñados para diseñar estrategias durante este tiempo difícil y emocional

  1. Involucre al agente de bienes raíces desde el principio si usted está planeando vender la casa. Si el miembro de su familia murió en la casa, es posible que se requiera que usted revele este hecho a los posibles compradores. Además, pueden proporcionar orientación sobre las áreas que necesitan reparación o atención especial, lo que podría ahorrarle tiempo valioso e incluso dinero al planear una limpieza.
  2. Considere primero la salud y la seguridad. Si el difunto tenía una enfermedad duradera, o si la muerte no fue descubierta por cualquier período de tiempo. Los objetos porosos como muebles, libros y ropa pueden absorber el olor y pueden ser difíciles de limpiar. Los olores provienen de la presencia de bacterias, así que a menos que el objeto sea valioso, puede ser mejor tirarlo a la basura.
  3. Concéntrese en lo que planea mantener frente a lo que planea eliminar. Haga sus elecciones rápida e inmediatamente separe los artículos para evitar confusiones. Durante las etapas iniciales de la limpieza, deje todo lo que necesite pensar o consulte con otras personas para más tardsi se ha de tirar o conservar.
  4. Tenga en cuenta algunos escondites comunes que a menudo se pasan por alto: los bolsillos para abrigos, cajones, bolsos sin usar y cajas de zapatos pueden ocultar involuntariamente objetos importantes o valiosos. También querrá revisar dos veces las áreas de almacenamiento en la casa, incluyendo áticos, sótanos, espacios de acceso y garajes.
  5. Considere la posibilidad de contratar a una empresa de venta de inmuebles si su familia ya ha cogido todo lo que deseaba conservar. En este caso no tendrá que hacer nada más. La mayoría de las empresas incluso se encargarán de disponer o donar los artículos que queden después de la venta.
  6. Recupere primero todo lo que quiera conservar. Esto evitará cualquier confusión, ya que el resto de los artículos se eliminan y también puede ayudar a llamar la atención sobre los posibles artículos perdidos que pueden haber sido pasados por alto.
  7. Tire a la basura todos los objetos que no valen nada, como muebles rotos, revistas viejas y efectos personales no deseados. Esto no sólo le da más espacio para trabajar, sino que cuando se siente abrumado, eliminar una gran cantidad de lo que ha acumulado puede hacer que el siguiente paso parezca más fácil.
  8.  Sea realista acerca de lo que puede vender frente a lo que es mejor donar a la caridad. Estos artículos son útiles para alguien pero ese alguien no es usted o cualquier otra persona en su familia. Esto significa reconocer no sólo qué artículos valen dinero, sino también considerar cuánto tiempo se tardan en vender algunas cosas y si vale la pena su tiempo y energía para tratar de venderlos.
  9. Lo que haga después depende de lo que le queda. Si usted tiene sólo unos pocos artículos para vender, los mercados en línea como eBay son una buena apuesta para los artículos más pequeños como el bolso o el abrigo de piel de la abuela.
  10. Cualquier artículo restante puede ser donado a la caridad. Algunos grupos, como Fundación Reto, Cáritas, o incluso asociaciones vecinales podrán recogerán los artículos en su casa. Las organizaciones locales más pequeñas pueden tener centros de entrega en los vecindarios. Muchas donaciones son deducibles de impuestos, así que asegúrese de conservar todos los recibos de los registros del patrimonio.

Es un tema incómodo, pero muchos sienten que discutir un plan de acción antes de que ocurra una muerte puede ayudar a reducir el estrés y permitir que la familia se concentre en asuntos menos materiales cuando ocurre lo inevitable. Como sea que usted decida proceder, recuerde que hay compañías como Limpiezas Traumáticas Geindepo que pueden hacer que este momento no sea tan traumático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *