Limpiar La Sangre

Como se limpia la sangre

En un escenario en el que se haya producido un suceso traumático es habitual encontrarnos con manchas de sangre y otros restos biológicos. La sangre esta formada principalmente por proteínas, y por tanto su eliminación es algo compleja y dependerá siempre del material o superficie a tratar.

Como norma general, se debe intentar eliminar la sangre cuando todavía no esta seca, no obstante, en una limpieza forense o traumática esto se torna imposible. La sangre seca es mucho más difícil de eliminar y depende del material sobre el que se haya depositado habrá que proceder a limpieza en mojado o limpieza en seco.

Hay que tener en cuenta que la sangre es un resto biológico y su tratamiento y limpieza debe realizarse con cuidado y por profesionales, especialmente si se trata de un escenario que necesite de una limpieza forense. Solo mediante métodos y con productos adecuados podemos asegurar que desaparezca la mancha y que desinfectamos correctamente el área afectada por la mancha.

¿Con qué se limpia la sangre?

Como hemos dicho, utilizaremos un método u otro dependiendo de la superficie a tratar y del material del que este compuesta

  • Para suelos y superficies duras la limpieza en mojado es lo mas adecuado. La mejor opción es utilizar una solución de lejía y agua fría, si la mancha se resiste puede ser adecuado rascarla o frotarla para eliminarla completamente. La lejía resulta ideal para estos casos, ya que su poder desinfectante acabará con cualquier patógeno que pueda resultar peligroso para la salud.
  • Para materiales porosos o tapicerías se hace necesaria la limpieza en seco. Desgastar la mancha con sal y fricción suele ser suficiente. El talco también es una buena alternativa. Para usar este método es recomendable aplicar antes una ligera cantidad de agua oxigenada y posteriormente el talco; este absorbe toda la humedad y posteriormente puede retirarse. También pueden utilizarse detergentes especiales disueltos en una pequeña cantidad de agua fría. Lo aplicamos sobre la mancha y lo dejamos reposar unos minutos antes de retirarlo. Si no fuera suficiente habrá que repetir el proceso hasta que desaparezca completamente. El agua oxigenada tiene la capacidad de diluir la sangre seca y ademas actúa como elemento desinfectante. De cualquier modo, si la mancha está situada sobre una tapicería lo mas recomendable es retirarla y lavarla por separado. De tratarse de elementos como colchones o sofás es posible que debamos desecharlos, ya que resultan irrecuperables. Cualquiera de las dos opciones previo tratamiento con ozono.

Estos consejos son adecuados para situaciones en los que tratamos pequeñas manchas, no obstante, de tratarse de una limpieza forense debe abstenerse de limpiar el escenario usted mismo. Para estas labores es necesario contar con una empresa profesional especializada en limpiezas traumáticas. Solo así tendrá la garantía de que toda la zona ha sido limpiada y desinfectada en profundidad, habiendo eliminado cualquier riesgo derivado de lo sucedido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *